Las personas que califican en el grupo 3 para la aplicación de la vacuna contra el virus SARS- Cov2, pero que no han llevado el control respectivo de sus enfermedades en los centros médicos de la seguridad social, requerirán presentar un certificado médico, para que sean incluidas en la lista de vacunación.

Dicho certificado médico debe constatar las enfermedades que constituyen factores de riesgo para la persona en caso de contraer la COVID-19, de acuerdo a lo establecido por la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). El certificado puede ser extendido por un médico privado, medicina de empresa y/o medicina mixta.

De acuerdo con lo estipulado por la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología, la ampliación etaria de la vacunación, ya incorpora al Grupo 3, el cual está compuesto por personas entre 16 a 58 años no cumplidos y que tengan al menos un factor de riesgo para enfermar gravemente de COVID-19.

Debido a esto, la Fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos recuerda a sus agremiados, que el certificado médico es un acto de Fe Pública y que debe reflejar en estricta veracidad el estado de salud del paciente basado en su historial clínico.

La Fiscalía destaca que deben tener presente que, de acuerdo al artículo 140 del Código de Ética de la institución, el médico no puede realizar los dictámenes o certificados médicos a ningún pariente de primer grado de consanguinidad o afinidad.

El certificado médico debe realizarse únicamente a través del formulario autorizado por el Colegio de Médicos y que, para efectos de la medicina privada, es el que está habilitado en la plataforma de Servicios Digitales para Médicos Colegiados SEDIMEC.

El incumplimiento de las normas establecidas en el Código de Ética Médica, constituye conductas sancionables en el ejercicio de la profesión, lo cual, conlleva sanciones que van desde una amonestación por escrito, hasta una suspensión del ejercicio profesional por un máximo de dos años.